Muchas veces escuchamos este tipo de comentarios de parte de los propietarios de nuestros pacientes, los cuales son reacios a aceptar la realización de procedimientos bajo anestesia general por los miedos que tienen acerca de la anestesia, edad de su mascota (es muy viejito) y diferentes ideas, muchas veces equivocadas acerca de esto.

La definición más simple de anestesia es que “ponemos a un animal en un estado de inconsciencia, donde se encuentran inmóviles y no sintiendo dolor durante un procedimiento”.

Al igual que en humanos, siempre hay un riesgo asociado cuando sometemos a un paciente a anestesia general pero, así como la tecnología avanza y muchos estudios se han hecho, la anestesia veterinaria se ha vuelto mucho más segura que años atrás.

Es por ello que hay múltiples cosas que se realizan para reducir ese riesgo como:

Revisión del historial médico de los pacientes
Consulta pre-anestésica
Exámenes complementarios prequirúgicos:exámenes de sangre, electrocardiograma, radiografías entre otros
La sedación de los pacientes consta además con la postura de un catéter venoso que nos permite la administración tanto de medicamentos como de fluidos, que nos ayudarán a hidratar al paciente y mantener una presión arterial estable.
El control del dolor: Las cirugías duelen! y no porque estén “durmiendo” no van a sentir ese dolor, la analgesia preventiva forma parte de nuestros protocolos, tratando de bloquear el dolor en todas sus vías de acción (lo que también se conoce como anestesia balanceada)
Control de la vía aérea:en la cual todas las mascotas se les pone un tubo endotraqueal, el cual nos ayuda tanto a suplementar oxígeno como mantenerlos anestesiados por gases inhalados (anestesia inhalatoria)
Monitorización de sus signos vitales: es de gran importancia ya que nos entrega información acerca de su frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria, saturación de oxígeno, presión arterial, electrocardiograma, capnografía entre otros, ayudándonos a mantener a nuestro paciente en óptimas condiciones.

Debido a todo esto, muchas veces nos preguntan, pero por qué tiene un costo extra la anestesia – o por qué es cara? Como se pueden dar cuenta, la anestesia moderna incluye equipamiento, conocimientos y expertiz. No gastando dinero por no intubar pacientes, no mantenerlos con una temperatura agradable, no administrar drogas analgésicas y no monitoreándolos puede hacernos ahorrar dinero, pero sí aumentar considerablemente los riesgos del procedimiento y disminuye también el realizar un procedimiento anestésico seguro.

Es por ello,que tal como lo dice Robert Smith: “No existen productos anestésicos seguros, no existen procedimientos anestésicos seguros, únicamente existen anestesistas seguros”

Valentina Lepe Vásquez Msc ©

Dipl. Anestesia y analgesia

RCMV 3972