1. ¿Desde qué edad podemos identificar problemas relacionados a displasia en perros?
Desde la semana 16 de vida aproximadamente desde el punto de vista del examen ortopédico, y en examen radiográfico (4 meses), antes es muy difícil ser certero y ya que las articulaciones de los cachorros son demasiado elásticas.

Algo que es de mucha utilidad es la evaluación temprana y asesoría a los propietarios ya que así podemos guiarlos en relación a la actividad física que pueden realizar sus mascotas, qué tipo alimentación es la más recomendada, el monitoreo del crecimiento y peso de la mascota.

Algo muy importante es ser cuidadosos con la alimentación en perros que tienen una taza de crecimiento muy acelerada. Generalmente los propietarios por mejor dan comidas de muy buena calidad y en forma excesiva. Los cachorros
imagen

mientras más energía tu les entregas, comienzan a crecer también más rápido. Esto produce este desbalance entre el largo de los huesos y la musculatura abductora que es la que junta la cabeza del fémur con el acetábulo.
Esto desencadena una mala formación del acetábulo generando una articulación más elástica e incongruente.

Justo en el momento en que los cachorros crecen en forma muy acelerada es cuando más hay que preocuparse de la alimentación y del sobrepeso.

2. ¿Por qué tiene que ser desde la semana 16 que se realice la radiografía para identificar problemas articulares?

Ya que a esa edad se pueden tomar radiografías en estrés, es decir forzando la cadera y midiendo el grado de elasticidad de la misma. Esto si bien no es 100% diagnóstico de displasia, si indica que hay un aumento en la probabilidad que radiográficamente a los 12 o 24 meses se encuentren signos de displasia de cadera y de enfermedad degenerativa articular.

3. ¿Hasta qué edad puedo tomar radiografías preventivas?

Aquí hay dos cosas que considerar.

Uno es que genéticamente esté predispuesto a que vaya a hacer displasia de cadera, pese a que si sus padres tenían displasia, debieron haber sido apartados de los planes de reproducción.

Y dos es que un perro que genéticamente tenga dos padres que no están predispuestos a hacer displasia de cadera, pero tengan hijos que al haber sido mal manejados tengan displasia de cadera.

Respecto de hasta qué edad eso es muy relativo. Si una persona tiene un perro de un año, y acaba de leer esta entrevista y quiere hacerle los exámenes a su perro, puede encontrarse con tres escenarios:

El primero es que su perro esté libre de displasia, el segundo que tenga una displasia de cadera aun manejable de forma convencional y que no tenga signos de enfermedad degenerativa articular. Y la tercera es que tenga displasia de cadera pero además ya puede identificarse una enfermedad degenerativa articular.

Estos tres factores pueden presentarlo el mismo perro a la misma edad, dependiendo de múltiples factores, ya que el tiempo que demora el cuerpo en sufrir una enfermedad degenerativa articular varía caso a caso.

Puede haber perfectamente un perro de un año que ya padezca una enfermedad degenerativa articular, como puede que aun no la presente.

Lo recomendable es siempre evaluar al perro antes de que comience con los síntomas. Es necesario asesorar médicamente desde un punto de vista del ejercicio, no solamente me refiero a ejercicios como trotar, sino que ejercicios que se hacen de forma de fisiatría con el profesional correspondiente.

Hay variadas formas de fortalecer la musculatura una vez diagnosticada la displasia, por ejemplo, desde el simple juego entre cachorros, evitando ejercicios de gran intensidad como trotar o salir en bicicleta y ya ejercicios y tratamiento con fisiatras.

4. ¿Cuáles son los errores más comunes que comete el dueño de un bulldog durante el crecimiento del cachorro? Durante el primer año de vida, ¿qué es lo que jamás se debe hacer?
Uno es el tema de la comida, dar mucha cantidad y proporcionar mucha energía en cachorros genera un crecimiento acelerado y desproporcionado en relación a la musculatura que sostiene a la cadera, provocando más elasticidad en ésta.

El sobrepeso es otro error bastante común. Con mucho sobrepeso mayor es la carga en la cadera lo cual va predisponer a producir displasia de cadera y en el corto plazo degeneración en la articulación.

Es importante dar comidas de buena calidad, pero SIEMPRE dar las dosis recomendadas por cada alimento y dependiendo de los requerimientos de cada paciente.

Un alimento premium tiene una buena calidad de proteína, lo que va a significar músculos de mejor calidad, y al tener músculos de mejor calidad hace que las articulaciones se sostengan mejor, y se puedan formar mucho más congruentes.

Un alimento que es de menor calidad, tiene proteínas de peor calidad o de más baja digestibilidad, es decir que se absorben menos, y como consecuencia, evita que tengan buena musculatura, produciéndose el mismo círculo vicioso pero a la inversa. Poca musculatura no permite que las articulaciones se sostengan, y esto deriva en posibles displasias.

El segundo error es el ejercicio. Ejercicios muy exigentes en cachorros es un error fatal, aunque sean caminatas muy prolongadas. En un Bulldog muy cachorro el ejercicio como tal debería restringirse al jugueteo normal entre perros.

Ya de los 5 a 6 meses se pueden realizar ejercicios más prolongados, sobre todo en beneficio de fortalecer la musculatura de la cadera.

Luego del año cuando ya el animal está llegando a la madurez, se pueden realizar ejercicio como tal. Lo ideal es realizarlos en superficies rugosas y evitas superficies resbalosas. Paseos a un cerro estaría contraindicado en cachorros que en forma temprana se detectan antecedentes de displasia de cadera por lo menos hasta pasado el año de vida.

Estas superficies inclinadas, por leve que sean, implican una carga excesiva para la cadera.

Las consecuencias de las decisiones que se tomen durante todo este periodo (primer año de vida), van a ser cruciales para el desarrollo articular del perro (codos, rodillas, caderas, columna).

Respecto de parques y plazas, tampoco hay que ser tan estrictos. Hasta la semana 16 hay que ser muy exigente en evitar que el perro salte o corra de manera desmedida, pero de ahí en adelante hay que hacer un promedio de cosas. Piensa que desde el punto de vista de la cadera puede ser saludable que no se ejercite tanto, pero también estás afectando otras partes del crecimiento del perro, por ejemplo la sociabilización.

La mayoría de los perros que son de talla gigante y los bulldog que tienden a tener displasia de cadera y lo ideal es que no hagan ejercicio intenso.

Después del año pueden hacer ejercicio en forma más intensa, en la medida que el perro pueda en términos articulares, pero hablando del Bulldog, tenemos que recordar su conformación braquicéfala que le impide realizar ejercicio intenso y prolongado, por lo cual requiere hacer ejercicio moderado con regularidad para mantener un buen estado de salud.

Evitar que los cachorros antes de los seis meses al menos suban y bajen desde alturas (sillones, camas, mesas, etc). No sólo puede dañar sus articulaciones, sino que también la espalda. Tienes que pensar que genéticamente ya muchos vienen con alteraciones a la columna.

Por su conformación física, pesada, compacta y con patas cortas, las articulaciones de las extremidades sufren mayor impacto que en otras razas. Por tal motivo es conveniente evitar los saltos y ejercicios donde las articulaciones trabajen con impactos fuertes.

Los mejores pisos son los rugosos pero blando, alfombra, pasto sintético, pasto normal y el cemento. Para que el perro pueda aplomar bien las piernas, va directamente relacionado con la musculatura que tenga, y de que no tenga ningún dolor.

En un cachorro de raza gigante, antes de la semana 16 donde no se ha consolidado correctamente, si los dueños lo hacen correr en forma excesiva, además le dan una cantidad de comida que no corresponde (mucha energía),
como consecuencia de esto presentara un crecimiento acelerado, su musculatura
imagen2

no va a poder soportar la carga en la cadera, como consecuencia esto producirá una articulación más elástica y lo más probable es que si realizamos una evaluación radiográfica a los 6 meses, nos vamos a encontrar con severas alteraciones en la congruencia de la articulación y con el riesgo de perder la estabilidad en ésta, es decir sub luxarse o luxarse completamente.
Al luxarse y además tener poca musculatura que sostenga la cabeza femoral con el acetábulo, esto permite que el fémur golpee la cadera repetidamente generando mucho dolor e inestabilidad. Esta inestabilidad genera una cojera que usualmente se ve como una marcha con las piernas hacia el centro y cuando se paran no aploman en forma correcta, sino que se apoyan más en una u otra pierna.

5. ¿Qué métodos existen para diagnosticar la displasia de caderas?

Un correcto y completo examen ortopédico y estudios radiográficos son esenciales.

Es importante que cuando a los perros se le realicen radiografías de cadera, estén lo más derecho posible aunque sea necesario sedar.

Para un acercamiento temprano al diagnóstico de displasia de cadera, se puede realizar un estudio radiográfico con la cadera en distracción es decir ejerciendo una fuerza que separe la cabeza del fémur y el acetábulo. Este estudio es ideal realizarlo a la semana 16.

Como te explicaba la distracción es una compresión hacia afuera de las cabezas femorales, y se separan para medir la elasticidad de la articulación.

Hay articulaciones que si bien se ven sin alteraciones radiográficas, si tienen un grado de elasticidad que es alto, entonces esto es pronóstico de una futura displasia.

Este estudio radiográfico consiste en colocar una almohadilla en la mitad de las piernas, se coloca derecho y se comprimen las rodillas, lo que hace palanca y separa el fémur del acetábulo. Luego se mide la distancia del centro del fémur hasta el centro del acetábulo y se divide por el radio de la cabeza del fémur, y eso te da un índice. Ese índice en cachorros si es de 0,3 hacia arriba ya es pronóstico de que tendrá displasia de cadera.

Eso es lo útil de tomar radiografía a los cachorros de menos de 16 semanas, y de hecho hay algunas cirugías que se realizan en base a esto con la finalidad de corregirlo.

En estos casos hay una cirugía llamada sinfiodesis en la cual se realiza un cierre temprano de la sínfisis pubiana para modificar el crecimiento pélvico y el grado de ventroversión del acetábulo.

Al realizar el cierre temprano se cicatriza antes de tiempo lo que produce que la cadera comience a crecer de una manera diferente y se conforme mejor. Esta técnica en general solo se debería ocupar hasta la semana 16 de vida y con los respectivos estudios radiográficos.

Hay otro tipo de cirugía que se puede realizar en perros jóvenes y sin signos de degeneración articular. La triple osteotomía pélvica es un procedimiento quirúrgico, correctivo, que reorienta el acetábulo para establecer una congruencia entre la cabeza femoral y el acetábulo.

La triple osteotomía consiste en realizar un desplazamiento lateral del acetábulo, que ha sido previamente liberado mediante
imagen3

tres osteotomías en ilion, isquion y pubis, respectivamente. De esta manera, y mediante una rotación del acetábulo, se corrige la subluxación y se aumenta la estabilidad de la articulación.
Nuevamente, lo importante es la detección temprana, debido a que después cuando pasa el tiempo, sobre todo en perros como el bulldog, los cambios degenerativos articulares tienen a avanzar en forma muy rápida y posiblemente nos encontramos con una enfermedad degenerativa articular.

El cartílago articular comienza a sufrir, la cabeza del fémur comienza a perder su forma redonda, el acetábulo se comienza a aplanar por una cosa obvia, si tienes dos huesos que están chocando se aplanarán, se empieza a producir dolor, aparecen osificaciones que se llaman osteofitos, los que generan más dolor y postración.

6. ¿Cuáles son las alternativas con las que contamos en Chile para corregir la displasia de cadera?

Ahí vienen las alternativas quirúrgicas.

Hace unos días una dueña de un Golden llegó a mi consulta por una segunda opinión ya que a su perro lo habían diagnosticado con displasia de cadera, y me preguntaba: ¿Qué es lo mejor que le puedo hacer a mi perro? Primero que todo después de un completo examen ortopédico, se solicitó un estudio radiográfico ya que tenía unas radiografías las cuales no eran diagnósticas para evaluar y tomar una correcta decisión.

Realizamos el estudio radiográfico que correspondía bajo sedación, el cual reveló que tenía una displasia severa y que la articulación coxofemoral derecha estaba prácticamente luxada.

Entonces me preguntaba cual era la mejor alternativa para su perro. A veces la gente cree que el reemplazo de caderas es absolutamente la mejor alternativa, y en realidad la explicación que le dimos es que cada caso es particular y que hay que evaluar dentro de las posibilidades quirúrgicas, elegir la más adecuada para cada paciente y que no todos son candidatos al reemplazo de cadera.

En el caso de este paciente se eligió hacer una exéresis de cabeza femoral en la cual se corta la cabeza y cuello femoral para que se genere una pseudoarticulación fibrosa, que ya no duele y es plenamente funcional. Para que esto sea así, es muy importante que el corte sea el adecuado, y que no queden restos de tejido ni de hueso que pueda producir dolor a largo plazo.

Al extraer la cabeza y cuello del fémur se evita que constantemente se produzca una luxación o subluxación lo cual produce dolor y más daño. Una vez realizado este procedimiento, quien realiza el trabajo comienza a ser la musculatura. De aquí la importancia de preparar al paciente para que llegue con el mejor tono muscular posible.

Si entras a pabellón con un paciente que ha estado crónicamente con mucho dolor, y en consecuencia ha dejado de apoyar hace mucho tiempo, lo más probable es que la musculatura estará muy atrofiada, la pierna completa va a estar muy disminuida, entonces ¿qué pasa?, si erróneamente se decide entrar a pabellón con este paciente a pesar de que la cirugía se realice en forma perfecta, ese paciente va a tratar de pisar con esa pierna, y la musculatura va a ser incapaz de sustentar al miembro lo cual provocará dolor y un retraso importante en la rehabilitación. De aquí la importancia de trabajar en directa comunicación con un especialista en fisiatría el cual trabaja directamente con el traumatólogo.

En resumen las alternativas quirúrgicas son las siguientes:

-Sinfiodesis
-Triple Osteotomía
-Exéresis de cabeza femoral
-Reemplazo total de cadera
Un punto muy delicado, sobre todo en perros que son propensos por raza a hacer displasias de cadera, es que cualquier problema traumatológico que en algún momento pudiesen llegar a tener, sea resuelto de la forma correcta idealmente alterando en lo más mínimo la biomecánica de nuestro paciente.

El no corregir una fractura en forma adecuada va a generar un cambio en la biomecánica del paciente y como consecuencia va a generar cambios que pueden llegar a desembocar en enfermedades degenerativas articulares. De ahí la importancia de que en cualquier caso traumatológico sea abordado por un especialista.

Pese a que dada la estructura ósea del bulldog una fractura en las piernas no son tan probables a menos que sea un golpe de mucha energía, podemos realizar el siguiente supuesto: Un bulldog de un año con una fractura de fémur. Si esa fractura no es perfectamente resuelta, se puede arruinar la biomecánica de la cadera lo cual va a llevar movimientos incorrectos de la articulación, desgastandola y en el futuro cercano tener una enfermedad degenerativa articular.

7. ¿Cuáles son los avances tecnológicos en cuanto a prótesis?

Exclusivamente hablando del reemplazo de cadera, si bien estamos un poco atrasados, ya que fuera de Chile se realizan en forma muy regular y hay empresas dedicadas exclusivamente a la fabricación de implantes de uso veterinario.

Acá se está avanzando directamente en el correcto estudio biomecánico para decidir el correcto implante a utilizar.

Además de realizar los estudios correctos, una intervención de este tipo requiere a un equipo dedicado 100% en el paciente y con implantes de la mejor calidad.

Una persona que llega a un especialista y que decide hacer reemplazo de caderas, eso implica un estudio hacia atrás que tienen costos importantes. En general con los implantes que estamos utilizando y estudiando tienen costos bastante importantes, sumado a los costos médicos asociados.

Hablando del punto de vista traumatológico y ortopédico contamos con todo tipo de prótesis e implantes para perros y gatos.

  • Placas de todos los tipos y medidas
  • Tornillos de todos tipos y medidas
  • Clavos Cerrojados
  • Clavos Elásticos
  • Fijadores Externos
  • Micro-fijaciones
  • Cementos Óseos
  • Sustitutos óseos
  • Biomateriales
  • Prótesis de Cadera
  • Implantes Bio-Absorbibles.

Por ejemplo hay perros que pierden segmentos de hueso por traumatismos, y hay implantes que permiten recuperar la anatomía y la funcionalidad del hueso. y así nuestros pacientes tienen la oportunidad de recuperar por ejemplo una extremidad.

Tenemos la opción de realizar trasplante de hueso. Se seccionan partes de huesos corticales de un donante para luego sustituir la falta de hueso dependiendo del daño de este, eso evita la amputación.

A veces se opta por la solución más rápida y económica, pero no siempre es la mejor. Esto implica un compromiso tanto de la familia como del veterinario, ya que la recuperación puede tardar más de 6 meses.

Nosotros tratamos una Border collie que cuando se fracturó el radio y el cubito, producto del trauma tuvo una fractura expuesta y el hueso se quemó en el cemento luego del atropello. El dueño me pidió por favor que no lo amputara.

Pasó por todo el tratamiento contra la infección, y una vez controlada la urgencia, se realizó un puente con una placa insertando hueso de la cadera. Actualmente este paciente se encuentra caminando y no perdió la pierna.

Ahora, ¿cuánto nos demoramos? Seis meses aproximadamente.

Por eso es necesario que la gente se informe, y se traten con especialistas que les puedan brindar las mejores alternativas médico quirúrgicas y de implantes.

Dr. Felipe Reyes Riveros
Médico Veterinario Cirujano
Traumatología y Ortopedia Hospital Veterinario Oriente
Hospital Veterinario Oriente
Padre Alfredo Arteaga Barros 1660, Lo Barnechea, Santiago
Mesa Central: 227931699 / Celular: +56950934524